heridas infancia

Cuando nos enfrentamos a nuestras heridas de la infancia, puede ocurrir dos cosas… O nos sentimos enfadados, heridos y resentidos por las decisiones que tomaron nuestros cuidadores. y por su falta de «sintonía» con nosotros… O eludimos nuestro dolor con justificaciones del tipo: «hicieron lo que pudieron», «ellos tampoco recibieron el amor que merecía», etc….

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?