Sesiones adultos

Una de las decisiones más difíciles que tomé en mi vida fue empezar con la terapia, tomar la decisión de comprometerme con mi crecimiento personal.

Mi primer contacto con la «psicología» fue cuando era muy jóven. Me dio un ataque de ansiedad y mi médico de cabecera me mandó al centro de salud mental. Allí seguían el modelo cognitivo-conductual, que es el que se estudia en la mayoría de las universidades. Durante un año de terapia tanto individual como de grupo no mejoré nada. Me dieron el alta y pasaron unos 15 años hasta que tuve el valor suficiente para enfrentarme a una terapia que de verdad me iba a servir.

No quería un psicólogo, quizá por mi «no tan buena» primera experiencia. Quería a alguien que hubiese transitado lo que yo necesitaba transitar. Mi primer proceso fue con la psicóloga de orientación sistémica Lorenlay Fraile. Gracia a ella me reconcilié con la terapia y crecí mucho como persona. Esta decisión cambió mi vida. Tanto que decidí formarme como terapeuta y acompañar a otras personas al igual que me habían acompañado a mí.

Siguiendo este deseo me decidí por la terapia Gestalt y comencé un proceso de 4 años de formación. A su vez empecé mi segundo camino terapéutico con el gestaltista Alain Gerald. Estos 4 años me han transformado como persona y han llenado mi vida de luz. Cambié de trabajo, me mudé de casa, conocí a mi pareja, he sido madre… y he encontrado una satisfacción vital desconocida para mí.

Como en la mayoría de procesos realmente profundos y transformadores, la terapia tiene sus fases. Si acudes a terapia es porque algo no funciona, porque sientes que algo no va bien. Y al comienzo esa sensación se incrementará, y posiblemente te sientas mucho peor. Pero eso no dura para siempre. Entras en la oscuridad para poder ver la luz. Y esa luz es la más brillante y más hermosa que hayas visto nunca. 

Actualmente me estoy formando en Constelaciones Familiares y en Somatic Experiencing. Por mucho que hubiese mejorado en mis anteriores experiencias terapéuticas, algo faltaba. Algo seguía sin encajar del todo. Y he descubierto que el trauma no se puede sanar desde la mente. El trauma solo se puede sanar desde el cuerpo. El trauma «nace» en el cuerpo, y se sana desde el cuerpo. Solo sanaremos cuando seamos capaces de vivir con seguridad «en nuestro cuerpo».

Me siento feliz por poder dedicarme a algo que realmente me ha funcionado a mí. Hace poco leía una cita que decía: «¿Quieres saber cuál es tu propósito. Encuentra lo que te pueda sanar a ti y compártelo con el mundo».

  • Periodicidad: Semanal o quincenal
  • Precio: 65€ (presencial u online)
  • hola@elsabonafonte.com o Whatsapp (+34) 915 458 565

RESERVA TU SESIÓN ONLINE

Elsa Bonafonte
Durante más de 8 años me he adentrado en el arte de acompañar prodesos vitales. Para ello me he formado en Gestalt, Sandplay, Coaching, Vínculo familiar, Constelaciones familiares, Eneagrama, Tarot Evolutivo, Psicología Perinatal… y actualmente en Somatic Experiencing (Trauma) y Breathwork (o Rebirthing).

Mi propósito es acompañar a personas que sienten que han perdido su luz, su alegría y su vitalidad en el proceso de integrar experiencias vitales que han quedado estancadas en ellas o en su sistema familiar. Para que puedan vivir la vida que sueñan, aprendiendo a regular su sistema nervioso y a ampliar la sensación de seguridad dentro del propio cuerpo.

  • ES PARA TI SI…

    • Sientes ansiedad
    • Sientes depresión
    • Sientes inestabilidad emocional
    • Reaccionasa ante los acontecimientos
    • Tienes sensación de «vacío»
    • Eres incapacidad de tomar decisiones
    • Te sientes muy activado todo el día
    • Sientes que procrastinas 
    • Infertilidad, postparto, lactancia y crianza
  • CÓMO VAMOS A TRABAJAR…

    • Sesiones presenciales u online (Zoom)
    • Sesiones de 60 minutos
    • Periodicidad inicial semanal (si no es posible quincenal)
    • Tu decides cuándo estás preparado para espaciar las sesiones
    • Utilizaremos distintas herramientas: Árbol genealógico, etc.

Testimonios

Mi sesión fue como una luz hacia una camino que ni me había imaginado. Sólo puedo darte las gracias

Raquel

Me parece que Elsa es una Gran Profesional. En las sesiones puedes contar lo que necesitas, y sobre todo sentirte. Ella consigue que entiendas qué te pasa y qué tienes que hacer para mejorar, dónde tienes que poner el foco. Te ayuda a mirarte y te acompaña en el cambio. Sus sesiones son un espacio seguro, de respeto, de emociones. Gracias Elsa.

Esther

Elsa es una gran profesional, pero no sólo eso. Consigue crear un ambiente de confianza imprescindible para que las sesiones de coaching sean efectivas. Gracias a estas sesiones he conseguido encontrar respuestas y soluciones a esas barreras que van surgiendo en el día a día, y que pueden bloquear nuestro crecimiento y evolución en la vida.

Olga