ansiedad

Ejercicio para liberar la ansiedad

[blank h=»30″ hide_low_res=»» class=»»]

[/blank]

[column width=»1/1″ last=»true» title=»» title_type=»single» animation=»none» implicit=»true»]

La ansiedad es el producto de estar, y SENTIR, el futuro imaginado.

Por ello, la ansiedad se libera cuando podemos SENTIR el ahora.

No podemos estar en el futuro y en el presente al mismo tiempo. Así que cuando VOLVEMOS al presente, liberamos la ansiedad.

Nos desintonizamos del futuro, del pasado y de “sus” pensamientos, imágenes y recuerdos abrumadores.

Cuando inconsciente o conscientemente pienso en algo del futuro que me abruma suceden dos cosas.⁠

1) Dejo de SENTIR el presente.

2) SIENTO lo que estoy pensando como si estuviera sucediendo ahora.⁠

Sentir pensamientos implica que mi cuerpo se sintoniza con un estado de miedo, estrés, constricción y activación.⁠

Debido a que muchos de los pensamientos estresantes son inconscientes solo notamos las sensaciones desagradables (estrés) y creemos que algo está mal ahora.

Pocas veces tenemos la suficiente presencia como para identificar los detonantes (pensamientos, recuerdos, etc.) y “colocarlos” en su lugar. El futuro o el pasado.

Esta práctica nos ayuda a ESTAR con la ansiedad (futuro) y la realidad (presente) en un baile guiado por la respiración.

Cuando somos capaces de volver al AHORA y de sintonizar con las sensaciones PRESENTES, podemos ver desaparecer el dolor, la depresión, la ansiedad, la ira, el miedo, la vergüenza y la culpa.

⁠Esto no es verdadero o falso. Simplemente es. Y solo podrás comprobarlo practicándolo. ⁠

Nada me ha ayudado más con mi propia ansiedad que hacerme más consciente de mis sensaciones corporales y cuando estas me abruman, preguntarme, “¿En qué estoy pensando ahora?”.

Simplemente esa pregunta ya tiene un poder increíble. Hacer el ejercicio entero es francamente sanador.

Ejercicio para liberar la ansiedad:

1.

Vamos a comenzar notando cómo “aparece” la ansiedad en nuestro cuerpo:

¿Dónde lo sientes?

¿Cómo lo sientes?

2.

Coloca una mano en el lugar donde sentimos la ansiedad para conectar con esa sensación.

Puedes decirle a la sensación: “Te estoy viendo”.

3.

Observa cómo responde la sensación ante nuestra presencia.

¿Aumenta la ansiedad, hay entumecimiento, desconexión?

Solo obsérvalo.

4.

Ahora vas a decirle a tu ansiedad:

“Debes estar pensando en algo realmente abrumador”.

Simplemente observa.

5.

¿Aparece el pensamiento que ha causado tu ansiedad?

¿Aparece una imagen?

¿Aparece un recuerdo?

6.

Hazte consciente de qué pensamientos son los que desencadenan tu ansiedad.

No hay nada que tengas que hacer. Solo sé consciente.

7.

Mira a tu alrededor y busca algo que te haga sentir bien. Observa ese bienestar en tu cuerpo.

¿Qué sensación aparece? ¿En qué parte de tu cuerpo?

8.

Permítete que la parte de tu cuerpo con estrés sienta la parte de tu cuerpo con alivio.

Respira entre ambas zonas de tu cuerpo y observa.

9.

Esto te ayuda a diferenciar cuando estás respondiendo a algo del presente…

O a algo de un futuro/pasado abrumador.

[/column]

[blank h=»30″ hide_low_res=»» class=»»]

[/blank]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?